Diseño ≠ Arte

El arte ha servido para que mecenas y ejecutantes vean plasmados sus ideales en la realidad. Nace de sus actores y se traslada fuera para la contemplación ajena.

El diseño es la práctica de solucionar problemas mediante respuestas fundamentadas. Nace fuera del diseñador, quien investiga el contexto, considera opciones y dilucida soluciones para asuntos que no tienen que ver con sus opiniones.

Arte y Diseño se interseccionan, pero sus sentidos son opuestos.

Diseño ≠ Styling

Si bien el diseño incluye consideraciones estéticas, esto no significa que la labor del diseñador sea adecuar una solución a las modas de su tiempo.

El diseño debe ser funcional, lo que significa en que la forma está supeditada a la función de aquello que se diseña. Si se intenta imitar un estilo desatendiendo a la funcionalidad, no es diseño, es styling. (Bruno Munari)

Diseño ≠ Lujo

Forma y función son conceptos aliados. Un buen diseño soluciona un problema adecuando lo que es a cómo se usa. Es un error pensar que un buen diseño es aquel que ha sustituido materiales útiles por materiales caros, publicidad por exclusividad, o utilidad por visibilidad. (Bruno Munari)

Diseño simple = Función simple

Los diseños conceptualizan la realidad de sus usuarios. Un diseño que haya limitado sus posibilidades, limitará las posibilidades de quienes lo usen. Si un sistema limita los mensajes a 140 caracteres, limitará los argumentos de sus usuarios a 140 caracteres.

Por ello, un diseño debe buscar conscientemente mejorar las capacidades de las personas, no limitarlas como seres humanos. (Jaron Lanier)

El diseño no es una opción

En entornos competitivo donde conviven prototipado rápido, metodologías ágiles y financiación colectiva, hay dos formas fundamentales de liderar el mercado: por azar o por innovación.

Diseñar significa buscar soluciones de manera consciente, estructurada y basada en evidencias, teniendo en cuenta que todo se hace para la satisfacción de las personas. En un entorno embotado por alternativas similares y se calidad mediocre, la diferencia la marca un buen diseño. (Hartmut Esslinger)